Ya hay convenio para trabajadores de casinos argentinos

Ya hay convenio para trabajadores de casinos argentinos

Publicado el 01/10/15 - por Óscar F. Civieta

Después de muchos años de negociaciones, protestas, manifestaciones y huelgas, los trabajadores de casinos en Argentina ya tienen un convenio colectivo.

Parece mentira que en pleno siglo XXI una noticia pueda llevar el título de esta. Resulta difícil de creer que, todavía, se estén logrando conquistas laborales de esta índole. Pero sucede. Esta noticia no es de hace 20 años, no, es de algo que sucedió hace dos días: por fin, después de años de huelgas, de negociaciones infructuosas, de manifestaciones, de enfrentarse a los empresarios, por fin, los trabajadores de casinos de Argentina tienen un convenio colectivo que regule su actividad laboral.

Alegría y satisfacción máxima. No se puede inferir otra cosa de las palabras de Roberto “Chucho” Páez, el secretario general de la Asociación de Maestranza y Servicio de Casinos (AMS), después de confirmarse tan ansiado logro. Páez aseguró sentirse verdaderamente feliz y calificó la histórica conquista como “un gran paso para todos los compañeros”.

El convenio colectivo, dijo el secretario general, es “un anhelo que encarna la justa reivindicación por la democratización de las relaciones de los trabajadores”. Al más puro estilo sindicalista, Páez no dejó pasar la ocasión para aseverar que las grandes conquistas “se consiguen con la unidad y el empuje de todos los compañeros”.

Y en este caso, también, gracias al apoyo de las autoridades: el diputado Marino Iriart señaló que este es el camino a seguir en otras tantas luchas “que no tenemos que abandonar”.

Una infinita lista de movilizaciones

Sería imposible enumerar las muchísimas movilizaciones que los trabajadores de casinos en Argentina han llevado a cabo en los últimos tiempos. Han luchado hasta el límite y, quizás más tarde de lo previsto, han conseguido lo que buscaban.

Una de las últimas protestas tuvo lugar el pasado mes de agosto en Córdoba. Allí, el Sindicato de Trabajadores de Juegos de Azar (Aleara) declaró el estado de “alerta y movilización”. Lo hizo contra la empresa Concesionaria de Entretenimiento y Turismo (CET). Es esta una de las operadoras de casinos con las que estaban negociando los trabajadores; aunque sin demasiado éxito.

Lo que acabó por encender la mecha de las protestas fue que, en la última reunión, la oferta de la empresa fue inferior a la anterior. Este oprobio fue demasiado para los miembros de Aleara que no dudaron en convocar a todos los trabajadores y en solicitar la ayuda del gobernador José Manuel De la Sota.

En junio protesta en Salta

Casino Club de Santa RosaSolo dos meses antes, en junio del año actual, fue la empresa Vídeo Drome la que vio cómo sus trabajadores se revelaban ante una situación que consideraban injusta. Con la mediación, también en este caso, de Aleara, organizaron una jornada de movilización contra las condiciones laborales soportadas por los trabajadores de los casinos de Salta, Córdoba, Jujuy, La Rioja y Neuquén.

Acusaban los empleados a Vídeo Drome de realizar despidos sin justificación, perseguir a los delegados sindicales y, por si fuera poco, desviar fondos de lo que llaman Caja de Empleados.

Son solo dos ejemplos de una muy prolija lista. A partir de ahora, los trabajadores de casinos deberán seguir luchando por sus derechos, pero lo harán como cualquier otro trabajador regulado: con un convenio en el que escudarse.