Varios locales de tragaperras clausurados en Chile abren sin licencia

Varios locales de tragaperras clausurados en Chile abren sin licencia

Publicado el 27/04/15 - por Óscar F. Civieta

En esta ocasión ocurrió en la municipalidad de Chillán, aunque es algo común a otras muchas regiones. El alcalde denuncio los hechos ante la Fiscalía.

Algo se mueve en el sector del juego en Chile. Aunque no está muy claro de si el camino elegido es el correcto. Son ya muchos años en los que las autoridades chilenas luchan contra las conocidas como “salitas”: pequeños establecimientos con máquinas tragamonedas que se encuentran en un gran número de comunas a lo largo de todo el país.

La existencia de estos pequeños casinos ilegales presenta una clara ambivalencia: por un lado no cuentan con los permisos precisos para operar y, por ende, son ilícitos a todas luces. Por otro, se crean en zonas, habitualmente, no muy boyantes desde el punto de vista económico, en las que es difícil que se conceda la anuencia pertinente. No queda demasiado claro si ¿el Ejecutivo lucha contra estas salas porque son ilegales? ¿O porque su existencia no repercute en las huestes gubernamentales en forma de impuestos?

Sea como fuera, no cabe duda de que es un problema que ha de solventarse y, por lo visto hasta ahora, la simple clausura no es el mejor sistema. El último ejemplo se está viviendo en la región de Bío Bío, correspondiente a la municipalidad de Chillán. En los albores de 2014 se colocaron varios sellos de clausura en “salitas” sitas en esta zona.

Algo más de un año más tarde (a principios del actual mes de abril) el alcalde de Chillán, Sergio Zarzar, denunció que muchos de estos establecimientos habían roto los sellos y abierto sus puertas, obviamente, de manera ilegal. 

El cierre de estas salas generó una intensa polémica en el momento de producirse, ya que daban trabajo a alrededor de 3.000 personas y se calcula que alguno de ellos podría llegar a facturar la nada desdeñable cifra de 1.600 $ al día.

La argucia utilizada por los operadores para la apertura de estas salas consiste en asegurar que las máquinas que tienen son de destreza (que sí están permitidas por el Gobierno) y no de azar. Pero la realidad muestra una cosa bien distinta tanto en Chile como en otros países americanos.

Sigue sin adjudicarse el Casino de Chillán

La subrepticia irrupción de estas salas de tragaperras no es la única noticia relacionada con el juego que emana de la municipalidad de Chillán. Todavía no se ha resuelto (y parece que va para largo) el asunto de a quién se le concede la instalación para instalar un casino en este territorio chileno.

Tres fueron los candidatos en un principio: Marina del Sol, el consorcio hispano-argentino Boldt-Peralada y Dreams. Los terceros se retiraron de la contienda antes de la votación del Consejo Regional (CORE) por, en palabras textuales de su gerente corporativo, no continuar avalando “un proceso ilegal”.

Ergo, dos eran las propuestas por las que tenía que optar CORE. La sorpresa llegó cuando entregó los 300 puntos (teóricamente a repartir) a Marina del Sol. A partir de ese momento el protagonismo absoluto pasó a los tribunales, ya que Boldt-Peralada denunció el proceso.

Esto sucedió en septiembre de 2014, siete meses después la Corte Suprema de Justicia ha anulado la votación, exigiendo al CORE a que emita un nuevo informe en el que, además, deberá también tener en cuenta a Dreams.

Los casinos municipales prorrogan sus concesiones

Pero aún hay más. No era broma lo de que algo se está moviendo. La pasada semana el Senado aprobó la modificación de la Ley 19.995, conocida como Ley de Casinos, para que se prorroguen las concesiones a las siete ciudades que tienen permiso para albergar casinos municipales.

Arica, Coquimbo, Iquique, Pucón, Puerto Natales, Puerto Varas y Viña de Mar son estas siete municipalidades cuyos presupuestos se ven engordados por los beneficios que dimanan de dichos establecimientos de juego, de ahí el mucho interés de sus alcaldes por lograr la continuación de los permisos. Estos finalizaban en enero de 2016, y ahora se extenderán durante dos años más.

Casino Arica

Todos los primeros ediles mostraron su inmensa alegría. Virgina Reginato, alcaldesa de Viña del Mar, era la viva imagen de la felicidad: “No podemos estar más contentos. Quiero agradecerle a la presidenta Michelle Bachelet su disposición y visión”. Poderoso caballero es don Dinero.