Un estudio asegura que 4 de cada 5 apuestas deportivas son ilegales

Un estudio asegura que 4 de cada 5 apuestas deportivas son ilegales

Publicado el 22/05/14 - por Óscar F. Civieta

Según un informe del ICSS, más del 80% de las apuestas deportivas en el mundo se hacen de forma ilegal. Afectan, por encima del resto, al fútbol y el cricket.

En una época en la que los gobiernos, al menos de puertas hacia fuera, se afanan en luchar contra el juego ilegal, las cifras hechas públicas por un informe del Centro Internacional para la Seguridad del Deporte (ICSS) no son, en absoluto, alentadoras. Éste refleja que cuatro de cada cinco apuestas que se realizan en el mundo (más del 80%) se efectúan de forma ilegal.

Las cifras resultan alarmantes por sí solas, pero lo son aún más analizadas paralelamente a otras estadísticas como que el juego mueve en todo el mundo entre 200.000 y 500.000 millones de euros (275.000 y 685.000 millones de dólares). El fuerte y lógico desarrollo del juego online hace que esta modalidad suponga el 30% del total de apuestas. En España, por ejemplo, la mitad del juego online corresponde a las apuestas deportivas.

Los deportes más afectados por estas actividades fraudulentas son el fútbol y el cricket. Desgraciados ejemplos son el amaño de partidos en la Liga India de Cricket o en el Calcio, la competición de fútbol italiana. En cuanto al balompié, tanto la UEFA como la FIFA ya han dado visos en diferentes ocasiones de estar preocupados y ocupados en encontrar una solución que, de momento, parece no llegar.

MODUS OPERANDI DE LAS APUESTAS DEPORTIVAS ILEGALES

En primer lugar es importante aclarar por qué algunas apuestas se consideran que están fuera de la ley, sobre todo teniendo en cuenta la gran disparidad de normativas respecto al juego que hay en el mundo. A grandes rasgos, son ilegales aquellas que se realizan a través de un agente que no está registrado.

No es fácil para los gobiernos y los cuerpos de seguridad detectar a estos grupos. Habitualmente se estructuran de forma piramidal, de manera que no conocen a las personas que se sitúan por encima de ellos en el escalafón. A pie de calle están los encargados de mancharse las manos, los que recogen el dinero y, realmente, se la juegan; conocidos como “tomadores de apuestas”.

Por encima los que dirigen a estos recaudadores y, más arriba aún, aquellos que, teóricamente dirigen la trama. Todo un conglomerado perfectamente engranado al que es realmente complicado acceder.

SOLUCIÓN

El mismo estudio señala que para atemperar el incremento de las apuestas deportivas ilegales sería necesaria una mayor coordinación entre países. Lograr acuerdos entre fronteras. Esto permitiría poner nombres y apellidos a los que ejercen en el sector de manera fraudulenta, asunto, el del desconocimiento, que, en la actualidad, es uno de los principales problemas.

Las casas de apuestas a pie de calle están a la vista de todos, los casinos que ofrecen la posibilidad de apostar, también; pero los que actúan en la sombra se cuidan mucho de asomar la nariz. Paraísos fiscales como Curaçao Gibraltar, Cagayan (Fde ilipinas) o Costa Rica suelen ser el hogar muchos de ellos.