Un directivo de Adelson compra el 6% de una empresa de juego online

Un directivo de Adelson compra el 6% de una empresa de juego online

Publicado el 01/04/14 - por Óscar F. Civieta

Mientras Adelson continúa con su cruzada contra el juego online en USA, un directivo de Las Vegas Sands se ha hecho con el 6% de las acciones de Bwin.party.

 

Adelson tiene el enemigo en casa. El magnate estadounidense, dueño de una de las empresas de  juego más importante del mundo, Las Vegas Sands, lidera la Coalición para frenar el Juego en Internet. Se ha erigido como el abanderado que librará de las afiladas garras del juego en red a todos los estadounidenses. Pero no todos están de acuerdo con él, es más, en su propia empresa hay alguna oveja negra. El directivo Jason Ander compró el 6% del accionariado de Bwin.party.

Fue en febrero de 2013 cuando este empleado de Las Vegas Sands adquirió 51 millones de acciones de esta sociedad. Convirtiéndose, en ese momento, en el segundo máximo accionista de la compañía que, actualmente, cotiza en la Bolsa de Londres.

“Poderoso caballero es don dinero”. Sólo aplicando este famoso refrán español se puede comprender, ligeramente, la actitud de Ader. No porque su jefe esté absolutamente en contra del juego online, sino porque él también hechó pestes sobre esta modalidad en julio de 2013 cuando el magnate comenzaba su lucha.

Concretamente Ader declaró en un programa del canal norteamericano CNBC que el juego online era la peor amenaza a los casinos físicos que se había visto en los últimos veinte años. Al menos no fue tan lejos como su jefe que argumentó que esta modalidad en red ayudaría a Al Qaeda a recaudar dinero y perpetrar atentados.

No se sabe si ha cambiado de opinión, pero lo que sí que está claro es que, aunque sea un peligro para los casinos, no le importa formar parte de una de las empresa de juego online más importantes del mercado. Dijo Ader que, antes de adquirir las acciones, informó de ello a Adelson y que esté se mostró de acuerdo.

También Michael Leven, presidente de Las Vegas Sands, defendió al trabajador aduciendo que él era “libre de hacer lo que quiera”.

Adelson, enfrascado en plena batalla por un lado, y buscando destino para su macrocomplejo después del rechazo sufrido en Madrid, por otro, se encuentra ahora con este problema. Porque, aunque según Ader sabía todo, es de prever que no sea para él una alegría que, en su propia empresa, haya un importante directivo del juego online.