¡No Más Tragaperras en Hungría!

¡No Más Tragaperras en Hungría!

Publicado el 07/11/12 - por Veronica de Castro

El gobierno húngaro ha prohibido la posibilidad de jugar a las máquinas tragaperras en el país, a excepción de hacerlo en los casinos autorizados.

Tras la aprobación durante el día de ayer en el parlamento de una nueva ley, Hungría observará cómo se irán retirando durante las próximas semanas todas las máquinas tragaperras instaladas en diferentes recintos de ocio  como restaurantes, bares y cafeterías de todo el país.

El gobierno ha decidido que a partir de ahora solo se podrá tener acceso a este tipo de máquinas en los casinos que han sido autorizados por el gobierno, evitando así el acceso fácil a las tragaperras que hasta ahora existía en el país y que, según palabras de Janos Lazar, primer ministro húngaro, eran un peligro debido a  que eran utilizadas en su mayoría por gente pobre con pocos recursos económicos e incluso por menores.

Como era de esperar, esta prohibición incluye tanto la prohibición de instalar máquinas tragaperras fuera de los recintos autorizados (casinos y salas de juego de azar) como la “inminente” retirada de todas las tragaperras ya existentes, existiendo un plazo de retirada para que el 2013 comience “libre de máquinas malignas”.

El juego online en Hungría será regulado

Como medida complementaria, el gobierno húngaro está estudiando la posibilidad de regular los casinos online y todos los juegos a los que se puede jugar en estas salas. El proceso regulador se encuentra en un estado bastante avanzado tal y como Lazar informó.

La regulación de los juegos de casino online tendrá dos objetivos principales, siendo el más importante el hecho de que de esta forma será mucho más fácil poder combatir la ludopatía y los problemas de adicción al juego ya que el acceso estará mucho más regulado, mientras que el segundo es la recaudación de dinero en señal de impuestos.

A pesar de que en las declaraciones siempre dejan de lado el tema económico, la mayoría de ciudadanos húngaros creen que la regulación del juego online se debe a que el gobierno pretende recuperar de manera rápida los 30 mil millones de florines (cerca de 105 millones de euros) de impuestos que se perderán con la retirada de las tragaperras.

Todo parece apuntar a que ésas son en último término las razones de tamaña urgencia para regular el juego online y limitar las actividades que este tipo de empresas pueden desarrollar con clientes residentes en Hungría. Verdad o no, lo cierto es que la decisión de retirar las tragaperras de bares, cafés y restaurantes, va a afectar negativamente al negocio de dichos establecimientos.