Loteros y Gobierno de España, enfrentados a causa de los impuestos

Loteros y Gobierno de España, enfrentados a causa de los impuestos

Publicado el 26/05/15 - por Óscar F. Civieta

Hacienda anunció que no van a retirar el canon del 20% para los premios superiores a 2.500 euros. Los loteros entregaron 200.000 firmas en el Ministerio.

El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, apuntó, el pasado 19 de mayo, que, de momento, no retirarán el impuesto del 20% que grava los premios superiores a 2.500 euros repartidos por Loterías y Apuestas del Estado. Las palabras del representante gubernamental no han caído en saco roto y, el 22 de mayo, los loteros entregaron 200.000 firmas en el Ministerio de Hacienda. Rúbricas que, obviamente, llevaban tiempo acumulando, previendo, posiblemente, lo que finalmente fue una realidad: que el impuesto continúa vigente.

Cuando, en septiembre de 2012, el Gobierno de España anunció que, a partir del 1 de enero de 2013, entraría en vigor este nuevo gravamen, ya se podía intuir que la medida iba a traer polémica. Y así fue.

Sin embargo, la pseudo promesa del Ministerio de Hacienda de que el impuesto no tendría una existencia demasiado dilatada, parapetó, de algún modo, las ganas de protesta y rechazo que, a buen seguro, se despertaron en un buen número de loteros y jugadores en España.

Pero han pasado ya casi dos años y medio y sigue activo. No solo eso, sino que, tras las palabras del secretario de Estado, parece que no hay intención de que desaparezca, al menos, en el corto plazo. Ferre indicó que, “en el medio plazo, y en función de la evolución económica, se plantearán otras alternativas”.

Gracias, entre otras, a esta medida, la recaudación de Hacienda proveniente de las Loterías estatales fue de 458,9 millones de euros en 2014. Bastante más que lo ingresado el año anterior: 268,2 millones.

“Hemos perdido 1.850 millones de euros en ventas”

Pero, ¿a cambio de qué ha conseguido el Gobierno de España, casi, doblar sus ingresos procedentes del juego? Según los loteros gracias a la pérdida de “alrededor de un 20% de mercado”, lo que supone, dicen, “1.850 millones de euros de pérdidas en ventas”. 

Les parece excesiva la medida ya que los ciudadanos, “con su solo acto de comprar un décimo o rellenar un boleto, ya contribuyen con Hacienda porque el 30% de su apuesta va a las arcas públicas de manera directa”, explican.

Los encargados de recoger las firmas, y de llevarlas hasta el Ministerio que dirige Cristóbal Montoro, fueron los integrantes de la Federación Nacional de Receptores Mixtos (Fenamix) y la Agrupación Nacional de Asociaciones Provinciales de Administradores de Lotería (Anapal).

Juan Antonio Castellano, presidente de la primera de las organizaciones, afirmó que este gravamen supone “una doble imposición” que, además, “no ha servido para subir la recaudación” (deben manejar cifras distintas a las gubernamentales) y ha provocado una “caída en barrena de las ventas”.

Recordaron los representantes de ambas asociaciones, que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, calificó la medida de “temporal” en el momento de su imposición; para hacer frente, dijo el ministro, a la “crisis económico”.

Pero lo que ha conseguido, según Fenamix y Anapal, es “ahogar las ventas y restar competitividad al juego privado poniendo en peligro puestos de trabajo directos e indirectos”.