Situación legal de los Casinos en Argentina

Situación Legal de los Casinos Argentinos




Situación Legal de los Casinos Online en Argentina

 

Situación legal de los Casinos Online de Argentina

La situación del juego online y por tanto de los casinos online en Argentina es bastante complicada ya que no existe ninguna ley Federal que lo regule a nivel Nacional, además de no estar regulada explícitamente en la mayoría de los casos. En Argentina existen administraciones Nacionales, Provinciales y Municipales, correspondiendo en este caso la regulación del juego online a las segundas.

Tras más de diez años de existencia del juego online y de los casinos online, la situación legal era completamente inexistente ya que no existía ninguna ley que regulase el juego online en Argentina, de modo que las salas de juego online se aprovechaban del vacío legal existente para ofrecer sus servicios sin declarar sus beneficios a ningún ente argentino y sin ninguna restricción ya que no había ningún escrito que regulase el juego.

El año 2008 todo cambió ya que se realizó una propuesta para prohibir por ley la posibilidad de jugar a los casinos online en Argentina, tras dicho movimiento fueron muchas las asociaciones y organizaciones que lucharon para evitar que no se pudiese prohibir el juego y que la mejor opción sería regularlo para que así el Gobierno se pudiese aprovechar mediante impuestos de la inversión en casinos y apuestas en internet.

En la actualidad y tras una gran lucha, el juego online en Argentina tiene regulación, pudiendo disfrutar de los casinos online desde casa, pero al contrario que en Europa, donde las leyes creadas en los últimos años en la mayoría de los países están bien definidas y regulan claramente la situación legal de los casinos online, en Latinoamérica esto no es así ya que las leyes están menos definidas y, por tanto, muchas veces surgen dudas sobre la posibilidad de jugar online o no.

Argentina además tiene el problema mencionado anteriormente de que corresponde a las provincias la regulación de las salas de juego y de los casinos (tanto online como físicos), por lo que es posible que haya salas que puedan ofrecer sus servicios en algunas provincias y no en otras, siendo única la situación legal en cada una de las 23 provincias argentinas, más la Ciudad de Buenos Aires que actúa como tal.

Oficialmente, las salas de casino online deben tener una licencia de cada provincia para poder ofrecer sus servicios a los jugadores de dicha área, aunque debido a las particularidades son muchos los casinos online que se aprovechan de la precariedad de las leyes, utilizando un vacío legal en estas y ofreciendo con licencias extranjeras o de una provincia en particular sus servicios a todo el país.

Mientras no se regule de forma más estricta o las competencias del juego online pasen al Estado Nacional, los jugadores pueden disfrutar de los casinos y salas de juego online sin ningún problema legal, además hay que tener en cuenta que según los últimos datos de 2011, el juego online genera más de 4.000 millones de dólares (americanos) al año en ganancias.

Se espera que en los próximos años la situación cambie y se regule el sector del juego online de una forma más clara para que todo el mundo pueda conocer de forma rápida y concisa la situación legal a la hora de jugar en los casinos online, pero por el momento y tras aquel intento fallido de 2008 (de prohibición más que de regulación), todavía está la regulación en una situación precaria, por lo que es posible jugar sin incumplir ninguna ley.

 

Situación legal de los Casinos Físicos Argentinos

 

Situación legal de los Casinos Físicos de Argentina

La situación legal de los casinos físicos en el país es muy parecida al juego online ya que también está regulada a nivel Provincial, aunque en este caso sí que existe un mayor control debido a que en este caso cada una de las 23 provincias y la Ciudad de Buenos Aires sí que tienen su propia ley escrita donde se exponen los requisitos a seguir para poder abrir una sala de juegos y las obligaciones y cumplimientos a realizar.

Son muchas las voces que creen que debería existir una Ley Federal que audite y regule todos los juegos de azar y los casinos para que todo el país tenga una misma legislación tanto en las características de las salas de juego como en las tasas o en los requisitos para poder abrir un nuevo casino. Una de las más recientes declaraciones en este sentido han sido las de Juan Pedro Tunessi, diputado Nacional de la UCR, quien aboga por la creación de una ley Nacional que regule los casinos y así evite las diferencias entre las diferentes provincias argentinas.

Lo que sí que queda claro es que la prohibición del juego en Argentina, una opción que se llegó a plantear los últimos años, solo acarrearía problemas ya que este no desaparecería, sino que probablemente siguiese funcionando de forma clandestina, sin control del Gobierno y bajo el control de diferentes mafias, con la violencia y el peligro que eso ocasionaría, no solo para los dirigentes de las salas de juego, sino para los propios jugadores, además de que de esta forma las Delegaciones dejarían de recibir dinero en señal de impuestos.

Una de las mayores diferencias entre los casinos argentinos es quién es el propietario de los casinos, ya que dependiendo de la provincia, pueden ser instituciones privadas o solo pueden ser empresas pertenecientes al Estado (o a la Provincia, debiendo ser un Ente perteneciente a un organismo Público). Tomando como ejemplo la Ciudad de Buenos Aires, está totalmente prohibido que una empresa privada abra un casino, excepto el Casino de Buenos Aires y el Hipódromo de Palermo, quienes tenían una antigua licencia Estatal que les permite operar.

En la actualidad Argentina es una mezcla de leyes con la exclusividad de casinos Públicos, con una oferta abierta a todas las empresas que cumplan los requisitos, con la exclusividad de una empresa privada y con la posibilidad de que convivan Entes públicos y privados, continuando esta situación diferente en cada Provincia hasta que se decida crear una Ley Estatal que regule los casinos.

A pesar de las diferentes leyes, sí que hay algunos requisitos que deben cumplir los casinos y salas tragamonedas (tragaperras) argentinos, como el hecho de que no puedan estar a menos de 150 metros de edificios educativos, hospitales, iglesias o cuarteles.

Desde hace algún tiempo se está proponiendo la posibilidad de que los casinos solo puedan estar en zonas turísticas y alejados de la vida cotidiana de los argentinos, pero tras más de un año de debate todavía no se ha llegado a ningún acuerdo y cada vez está más frío el tema, al igual que ocurre con la posibilidad de fumar en los casinos, donde a falta de una Ley Federal, las presiones de Asociaciones han conseguido que la mayoría de las Provincias prohíban la posibilidad de fumar en los casinos y salas de juegos.

En estos momentos son más de 150 salas de juegos de casino y tragamonedas (incluidos hipódromos) los que operan en el país, un número realmente alto, mayor que en resto de países Latinoamericanos juntos y que duplica las 80 que había hace tan solo unos pocos años (2008) en el país, un hecho que ha hecho que la Iglesia se pronuncie contra la “proliferación de casinos” y pida una regulación al Estado para evitar la masificación de casinos, además de una regulación Federal que consiga que se disminuya las salas de juego y que estas tengan una misma legislación en todo el país.

Quizá el movimiento de la Iglesia consiga lo que hasta ahora no ha conseguido ningún colectivo, la creación de una Ley Nacional que regule los casinos argentinos y que permita que las salas de juego vuelvan a gozar de una buena reputación que desde hace un tiempo están perdiendo.