La Ley Federal de Juegos de México se aprobará finalmente en 2015

La Ley Federal de Juegos de México se aprobará finalmente en 2015

Publicado el 19/12/14 - por Óscar F. Civieta

A principios del mes de diciembre la Ley de Juegos de México fue aprobada en la Cámara de Diputados. Hasta el próximo año no será debatida en la Cámara Alta.

 

Lento pero seguro. El proceso de aprobación de la necesaria Ley Federal de Juegos con Apuestas y Sorteos de México camina con paso firme y calculado. Quizás demasiado. En los primeros días del actual mes de diciembre se aprobó (con 297 votos a favor, 34 en contra y 17 abstenciones) en la Cámara de Diputados. Pasó entonces al Senado, pero en la Cámara Alta no será debatida hasta 2015. Ulteriormente regresará a la Cámara de Diputados donde será aprobada de manera definitiva, posiblemente, en febrero de 2015.

El consenso final se está dilatando más de lo previsto. En cierto modo es comprensible el retraso, habida cuenta de que el advenimiento de la nueva normativa servirá para sustituir a una ley articulada en 1947 que, evidentemente, está obsoleta.

Si hay un lugar en el que se precise una legislación en materia de juego de manera acuciante es México. La corrupción en el país azteca atravesó, en los últimos años, fronteras ignominiosas. Las concesiones de licencias ilegales, fruto de la connivencia entre empresarios, políticos y jueces fue, en gran medida, el elemento principal en el que se asentaban la mayoría de las acciones subrepticias.

Los representantes de las dos principales asociaciones de juego del país, la Asociación de Permisionarios y Proveedores de Juegos y Sorteos (APPJSAC) y la Asociación de Permisionarios, Operadores y Proveedores de la Industria del Entretenimiento y Juego de Apuestas en México (AIEJA), comparten la satisfacción por el nacimiento de la regulación, aunque se muestran prudentes. Miguel Ángel Ochoa, presidente de AIEJA, apuntó que la ley actual contenía diversas lagunas que favorecieron la creación de un “mercado alternativo ilegal”.

Una de las principales novedades anejas a esta novedosa legislación es la creación del Instituto Nacional de Juegos y Sorteos, que tendrá competencia a la hora de regular las distintas modalidades de juego y para conceder licencias. Según Ochoa, hubiera sido mejor que, en vez de un instituto con una sola persona encargada, se hubiera puesto en marcha un cuerpo colegiado. Una persona tiene el riesgo de tomar decisiones de manera arbitraría y por cuestiones de simpatía, apuntó.

A este respecto hay que destacar que los operadores que, actualmente, dispongan de un permiso para operar casinos, tendrán que amoldarse a la novedosa ley. Un buen momento para filtrar y descubrir más licencias ilegales. La futura regulación incluye faltas graves para los permisionarios, que pueden suponer el cierre definitivo del casino y el pago de una multa de 13.400.000 pesos. Asimismo, los funcionarios públicos que firmen ilícitamente permisos podrían ir, entre tres y 10 años, a la cárcel; además de, por supuesto, sufrir una inhabilitación de una década.

La nueva Ley de Juegos de México nace con polémica

A pesar de que la creación y el proceso de aprobación de la nueva ley se está llevando a cabo, teóricamente, con sumo cuidado, da la sensación de que la polémica es algo inherente a la industria del entretenimiento en México. Pocos días antes de que el texto recibiera la anuencia en la Cámara, el diputado del grupo Nueva Alianza Benjamín Félix Hays acusó a la presidenta de la Dirección General de Juegos y Sorteos (DGJS), Marcela González Salas, de romper el compromiso de no otorgar licencias hasta que la ley no fuera una realidad. Algo que la presidenta negó rotundamente.

En concreto, estos permisos, señaló Hays, se concedieron a la empresa UR Umazal Top S. A. Para acabar de intrincar el asunto, un conocido diario mexicano publicó que esta empresa (creada en agosto de 2014) tenía poderosos lazos de unión con MegaSport S. A., empresa que, solo un mes antes, había visto como le retiraban su permiso.

Pero esto no acaba aquí, finalmente fueron tres los casinos clausurados de MegaSport S. A. y, sorprendentemente (aunque en el sector del juego en México ya no extraña nada), uno de ellos reabrió sus puertas solo 20 días después operado por… claro, UR Umazal.

La ley autorizará el juego online

Uno de los puntos destacados del texto recién pergeñado es que autorizará el juego online. Para Miguel Ángel Ochoa, a pesar de que la ley no dedica demasiado espacio a este asunto, lo importante es que se podrá jugar. Distinta es la opinión de Alfonso Pérez Lizaur, presidente de APPJSAC, que piensa que la regulación de esta variable no provocará la llegada de nuevos inversores y que el juego online ilícito “tardará tiempo en desaparecer”. Se calcula que actualmente este genera más de 300 millones de dólares.

Juego online Mexico

Los dos requerimientos indispensables para las empresas que quieran operar en la modalidad en red son que la licencia les sea otorgada por la Secretaria de Gobernación (Segob) y que funcionen con la extensión .com.mx.

Otros aspectos destacables de esta nueva Ley Federal de Juegos de México son que se prohíben los minicasinos y que las máquinas tragamonedas solo se podrán instalar en los casinos. Ahora hay alrededor de 250.000 tragaperras funcionando en merados, farmacias, tiendas, etc.

Sin prisa, pero sin pausa; así deberían trabajar los gobernantes mexicanos con esta ley. Lógicamente debe ser un texto elaborado, detallado y completo, pero la situación actual compele a que sea una realidad cuanto antes. México necesita una nueva ley, y la necesita ya.