La Ley del Juego de Baleares, preparada para el trámite parlamentario

La Ley del Juego de Baleares, preparada para el trámite parlamentario

Publicado el 25/06/14 - por Óscar F. Civieta

Después de ser aprobada por el Consejo de Gobierno, la primera Ley del Juego de Baleares se someterá a la tramitación parlamentaria en las próximas semanas.

Tras, aproximadamente, 500 horas de reuniones, como aseguró la directora general de Comercio y Empresa del Govern, Lourdes Cardona, la primera Ley del Juego de Baleares está a punto de ver la luz. El pasado 6 de junio ésta fue aprobada por el Consell de Govern y, en las próximas semanas, llegará al Parlamento. Último paso necesario para que la nueva legislación sea ya una realidad.

Es ésta una ley que, aunque pueda despertar ciertas discrepancias en algunos de sus puntos, en general deja contentos a todos los representantes del sector. Más que por el contenido en sí, por la necesidad de regulación. Las cifras del juego en un lugar como Baleares conminaban al Govern a articular una legislación al respecto.

Actualmente hay en las islas 90 salas de juego, cinco bingos, tres casinos y alrededor de 4.100 máquinas tragaperras de tipo B. El sector genera 4.000 puestos de trabajo, además de ingresos para la administración, en forma de impuestos, de, más o menos, 32 millones de euros.

La Ley del Juego de Baleares y las apuestas deportivas

Entre las novedades que traerá anexa la nueva legislación está la aparición de locales de apuestas deportivas. Según los expertos del sector, hasta 100 establecimientos de este tipo podrían llegar a abrir sus puertas al amparo de esta necesaria regulación.

Una de las posibilidades que con mejores ojos se vislumbra es la de sumar las apuestas deportivas a la oferta habitual de los salones de juego. A este respecto, Francisco López, vicepresidente de la Asociación de Empresarios y de Salas Recreativas de las Islas Baleares (Sareiba), apuntó que es una buena oportunidad para complementar la actual actividad.

Sólo queda saber si las casas de apuestas deportivas que operan en España ven en las Islas Baleares un buen lugar para hacer negocio.

Bingo y Codere

Menos optimistas son los dueños de bingos. En general muestran su temor porque las apuestas deportivas y el bingo puedan pisarse usuarios y que las primeras terminen por “canibalizar” la actividad habitual del bingo.

Son meses muy intensos informativamente hablando en Baleares. A esta Ley del Juego y las Apuestas hay que sumar la aprobación, hace sólo unas semanas, del traslado del Casino de Mallorca. La concesión de la licencia para el segundo casino es lo que no tiene visos de solucionarse en próximas fechas.