La Generalitat le adelanta el trabajo a Veremonte en Barcelona World

La Generalitat le adelanta el trabajo a Veremonte en Barcelona World

Publicado el 12/12/14 - por Óscar F. Civieta

Después de que el grupo de Enrique Bañuelos anunciara que no iba a comprar los terrenos, la Generalitat acordó una opción de compra de los mismos con La Caixa.

 

La novela de Barcelona World nos vuelve a dejar ojipláticos con una nueva e inesperada elipse de guion. El pasado 10 de diciembre venció el plazo para que Veremonte hiciera efectiva la compra de los terrenos donde se ubicará el macrocomplejo del juego por 377 millones de euros. Ese mismo día por la mañana, el grupo de Enrique Bañuelos anunció que no iba a ejercer la opción de compra. Esto se podía esperar. La sorpresa llegó pocas horas después cuando el consejero de Economía y Conocimiento de la Generalitat de Catalunya, Andreu Mas-Colell, anunció que el Gobierno autonómico firmará una opción de compra con La Caixa, sin coste y por 18 meses, de las 150 hectáreas que debería haber adquirido Veremonte.

¿Quién es el verdadero interesado en que Barcelona World salga adelante? Está claro que el Gobierno catalán. Hace más de dos años el nombre de Veremonte comenzó a sonar. Todo eran buenas palabras. Había dinero, inversores e interés. El terreno, que se vislumbraba límpido en los albores del proyecto, resultó tremendamente abrupto: problemas con la redacción del Pla Director Urbanístic (PDU) (aún sin terminar), inversores que decidían retirarse. Bañuelos y su empresa comenzaron a mostrar ciertas reticencias.

Nada bueno presagiaba el hecho de que Veremonte, el pasado mes de julio, solicitara una prórroga a La Caixa en el plazo de compra. Y los peores augurios se hicieron realidad. Cuando el principal grupo inversor anunció que no iba a comprar los terrenos, muchos pensaron que el onírico complejo de hoteles y casinos de Artur Mas se iba definitivamente al limbo.

Pero no. La Generalitat guardaba un as en la manga. A las 18:00 horas, Mas-Colell anunció el acuerdo con la entidad bancaria. Con él, el Ejecutivo autonómico obtiene el derecho a gestionar el suelo y, sobre todo, consigue tiempo para que Bañuelos siga buscando dinero. Le ha hecho el trabajo sucio.

¿Por qué no compra Veremonte los terrenos de Barcelona World?

Por un lado está la excusa dada desde la empresa. Según cuenta El Periódico, Xavier Adserá, consejero delegado de Veremonte, aseguró que habían decidido no comprar los terrenos “porque no sabíamos qué podríamos hacer definitivamente en ese espacio”. Se refiere Adserá a que aún no está terminado el PDU y, por tanto, pueden asaltarles algunas dudas acerca de si, finalmente, los Complejos Turísticos Integrados (CTI) ocuparán, cada uno, 450.000 metros cuadrados.

Solo a través de este prisma se podría llegar a comprender la razón expuesta por la compañía de Bañuelos. Desde cualquier otro punto de vista lo único que se infiere es que o bien no tienen ningún interés en el proyecto, o no tienen dinero (lo más probable) o, directamente, se están riendo en la cara de la plana mayor de Convergència i Unió (CIU). Lo más lógico es pensar que hay un importante problema crematístico.

¿Y ahora qué?

Palau Generalitat

Tras el último truco de magia de Artur Mas la situación se intrinca más aún. Antes de este desenlace imprevisto, se atisbaban dos posibles conclusiones: Veremonte compra y el proyecto sigue adelante o Veremonte no compra y todo se va al traste. Nadie contaba con la prestidigitación de la Generalitat.

Ahora el plazo se alarga, 18 meses tiene Veremonte para seguir pensando. Tiempo suficiente, eso sí, para que, por fin, quede definido el PDU. Pero lo lógico es que esto suceda mucho antes del año y medio y que, por lo tanto, las empresas preseleccionadas muevan ficha. Estas son BCN IR 3, SA (participada por Hard Rock y Veremonte), BCN Integrated Resorts 2, SA (participada por Instant Glory Holdings Limited, filial íntegramente participada por Melco y Veremonte), Melco Property Development Limited y Grupo Perelada.

A cada paso adelante que se da sobre Barcelona World le suceden dos, a veces hasta tres, hacia atrás. Con este último movimiento una cosa queda absolutamente clara: la Generalitat es la principal interesada en que los casinos y los hoteles llenen los terrenos anexos a Port Aventura. Es la pretensión del Govern y por ello van a luchar. Aunque pierdan demasiado por el camino.