En Uruguay podrían prohibir cajeros a menos de 200 metros de un casino

En Uruguay podrían prohibir cajeros a menos de 200 metros de un casino

Publicado el 25/03/15 - por Óscar F. Civieta

A principios de marzo se presentó un proyecto de ley en la Cámara Baja para “proteger a aquellas personas que sufren ludopatía o pueden llegar a padecerla”.

“Prohibir la instalación de cajeros automáticos bancarios y/o máquinas expendedoras de dinero y/o espacios de actividades relacionadas con préstamos pignoraticios de dinero contra entrega de documentos, cheques o empeño de bienes en un radio de 200 metros de cualquier casino o sala de juego”. Es el texto del proyecto de ley presentado en la Cámara Baja, el pasado 13 de marzo, por Carmelo Vidalín, diputado del Partido Nacional de Uruguay.

El objetivo, como también se menciona en dicho documento, es defender el “derecho de salud” y “proteger a aquellos que sufren ludopatía o que pueden sufrirla”. Según el creador de la propuesta, de salir adelante se conseguiría disminuir la frecuencia con la que juegan algunas personas.

Esgrime el diputado que el tremendo crecimiento que el sector del entretenimiento está teniendo en Uruguay obliga a las autoridades a poner al día la legislación.

“Los cajeros automáticos en los casinos pueden promover conductas compulsivas”

No se va por las ramas el miembro del Partido Nacional a la hora de desarrollar los nocivos efectos que puede tener el juego. La exposición de motivos del proyecto es meridianamente clara y dice cosas como esta: “Las salas de juego y actividades lúdicas son capaces de llevar a quienes participan en ellas a conductas adictivas con múltiples manifestaciones, que conllevan la ruina y perjudican su salud física y psíquica, su vida social y su patrimonio”.

Los cajeros automáticos en las inmediaciones de los casinos, dice, provocan “conductas compulsivas”, ya que coadyuvan a aumentar el deseo de seguir jugando, “aunque se le haya acabado el dinero”.

No es Uruguay el único país sudamericano que estudia la posibilidad de prohibir los cajeros automáticos en los propios casinos y en derredor de los mismos. En otros estados hay diversas legislaciones que impiden la instalación de estos en un radio de 100, 200 e, incluso, 500 metros en algunos casos.

En junio de 2011 el Gobierno Porteño de Argentina tomó una medida prácticamente idéntica cuando prohibió la colocación de cajeros automáticos a menos de 200 metros de las salas de juego. Antes, en 2009, en Río Negro se tomó la decisión de impedir la existencia de estas máquinas en casinos, locales de bingo, hipódromos, despachos de lotería y todos aquellos lugares en los que se realizaran apuestas.

La ludopatía, la corrupción o el lavado de dinero, son patologías o actividades que, desgraciadamente, han estado muy unidas al juego en Sudamérica en los últimos tiempos. Sobre todo en el caso de las corruptelas y el blanqueo de capitales se han llegado a convertir en una lacra que los Gobiernos, quizás demasiado tarde, están tratando de parapetar.