El PSOE pide que se prohíba la instalación de minicasinos en Baleares

El PSOE pide que se prohíba la instalación de minicasinos en Baleares

Publicado el 10/07/14 - por Óscar F. Civieta

La prohibición de instalar minicasinos es una de las 12 enmiendas presentadas por el PSOE a la Ley de Juego de Baleares. Més per Mallorca articuló media docena.

 

Un total de 18 enmiendas presentaron los grupos políticos durante el trámite parlamentario de la Ley del Juego y Apuestas de Baleares que finalizó el pasado 7 de julio. 12 de ellas fueron elevadas por el PSOE, destacando por encima del resto la petición de prohibir la instalación de minicasinos. El grupo parlamentario de Més per Mallorca presentó seis.

La instalación de minicasinos, o salas anexas por parte de los casinos autorizados, ha sido, desde el primer momento, el principal quebradero de cabeza de los encargados de pergeñar esta ley. La directora general de Comercio y Empresa del Govern, Lourdes Cardona, apuntó que se había incluido esta cláusula en el articulado porque “ya existía en otras leyes”. No obstante, quiso dejar claro que, en el momento de recibir alguna petición, tendrán que estudiarla y “hacer un reglamento”.

Las declaraciones de Cardona no parecen haber convencido a los miembros del PSOE que solicitaron la inclusión, en el punto 8, de una cláusula que prohibiera de manera total la instalación de minicasinos “en los establecimientos turísticos de las Islas Baleares”.

Juego en BalearesOtra de las enmiendas socialistas sugiere la creación de una Comisión del Juego que funcione como órgano consultivo, de estudio y  de asesoramiento del sector. Estaría formada por los responsables técnicos de los departamentos del Govern con competencias en la materia, sindicatos y empresarios.

Se refiere una de las propuestas a las sanciones establecidas en la Ley. Las tres fases estatuidas deberían variarse según la petición de los socialistas. Así, las multas por faltas muy graves (de 30.001 a 450.000 euros según el proyecto) deberían ser de 90.001 a 450.000. Las graves pasarían de moverse en una horquilla entre 3.001 y 30.000 a 18.001 y 90.000. Por último, las leves, que en el proyecto van desde los 100 euros hasta los 3.000, tendrían que establecerse, en opinión de los socialistas, entre 1.000 y 18.000.

Las enmiendas de Més per Mallorca

Més per Mallorca es el otro grupo que elevó enmiendas al proyecto de ley. Seis en total entre las que destaca la obligación para los establecimientos autorizados de situar un cartel, en lugar visible, de un metro por un metro con la indicación de que “la práctica abusiva de juegos y apuestas puede producir ludopatía”.

En otras de las peticiones coinciden con el PSOE. Concretamente la que solicita la inclusión de un artículo 24 bys en el que se deje claro que las empresas de juego no podrán conceder “ningún tipo de crédito o préstamo a los jugadores o personas que hacen apuestas”.

El estudio y la posible admisión de estas propuestas corresponde ahora a la Mesa de la Comisión de Economía. Un paso más para que Baleares deje de ser la única comunidad española sin una ley del juego propia.