El gasto de los madrileños en apuestas crece un 827% en cuatro años

El gasto de los madrileños en apuestas crece un 827% en cuatro años

Publicado el 26/02/14 - por Óscar F. Civieta

En 2008 los habitantes de Madrid gastaron 20,6 millones de euros en apuestas. Cinco años después, en 2012, la cantidad ascendió hasta los 191 millones, es decir, un 827% más. Un incremento espectacular que llama, más aún si cabe, la atención, si se tiene en cuenta que la cantidad total que se invirtió en juego descendió en ese mismo periodo de tiempo.

En concreto, los ciudadanos de la capital de España gastaron, en 2008, 3.477 millones de euros. Los 20,6 millones de las apuestas representaban, entonces, un 0,5% del total. En 2012, el gasto descendió, en gran medida por los efectos de la crisis, hasta los 3.080 millones. Las apuestas, con sus 191, suponían un 6,2%.

Por sectores, el de las apuestas es también el único que ha visto como su curva de beneficios adquiría rumbo ascendente. Las máquinas recreativas cayeron un 8,1% y los casinos sufrieron una pérdida del 16%.

Cifras que parecen fútiles si se comparan con las que presenta el bingo, sector que se encuentra inmerso en una gravísima crisis en España. Éste descendió, entre 2008 y 2012, en un muy preocupante 44,2%.

Los datos provienen de la Dirección General de Tributos y Ordenación y Gestión del Juego de la Consejería de Economía de la Comunidad de Madrid. Aún no se han hecho públicos los referentes a 2013, sin embargo, fuentes de la consejería han confirmado que se ha mantenido una tendencia similar.

En Madrid hay, actualmente, 304 salas de apuestas. Cuatro compañías se las reparten. La que más locales tiene es Sportium con 157, detrás aparece Codere con 104. Las 43 restantes pertenecen a Bwin y Betplus.

En lo que se refiere al resto de ramas del juego, hay cuatro casinos (dos de ellos son salas apéndice del Casino Gran Madrid y el de Aranjuez), 252 salones de juego, 47 bingos, 13 salones recreativos y 25.961 máquinas recreativas.

La regulación de las apuestas deportivas (fútbol, carreras de caballos, de galgos, etc) en España llegó en 2008, siendo ésta, según los expertos, la principal clave de tan acusado crecimiento.

Tres años después, en 2011, se regularizaron las apuestas por Internet. Algo que, si se hace caso a  las estadísticas, ha afectado sobremanera a los más jóvenes, ya que cada vez hay más chicos y chicas entre 18 y 25 años que acuden a centros de prevención de la ludopatía. Globalmente, el perfil del apostante en la capital de España es el de un hombre entre 18 y 45 años.