Dos hombres ganaban al casino usando unas gafas especiales

Dos hombres ganaban al casino usando unas gafas especiales

Publicado el 03/05/13 - por Amores, Esther

Jugaban al poker en un casino de Bielorrusia con unas gafas especiales de China que les permitían ver los naipes marcados previamente ya que las cartas brillaban.

Los dos jugadores que jugaban al poker en el casino de la ciudad bielorrusa de Brest se desembolsaron 18.000 dólares en diferentes partidas usando unas gafas traídas desde China y compradas por Internet. Con estas gafas podían distinguir las cartas que habían sido previamente marcadas, facilitándoles la victoria en las mesas de poker.

A simple vista, parecía que los jugadores eran expertos del juego y que contaban con una suerte asombrosa para ganar las partidas, además de con una estrategia envidiable. Pero la realidad es que hacían trampa y gracias a ello se hicieron con un cuantioso botín.

Todo empezó en agosto de 2012 cuando estos dos hombres se convirtieron en jugadores de poker y comenzaron a frecuentar un casino. La fama que consiguieron comenzó a alertar a los miembros de seguridad del casino ya que dudaban de las habilidades de estos dos hombres para el juego y veían algo sospechoso en sus continuas victorias.

Más tarde, descubrieron que todas las partidas que ganaron fueron estafas al casino ya que usaban unas gafas de China compradas en Internet.

El croupier repartía las cartas que habían sido previamente marcadas por sus cómplices. Estas marcas solo podían verse usando las gafas especiales de forma que no levantaban ninguna sospecha entre los otros jugadores de poker.

Además con el fin de ser lo más discreto posible con el uso de este artilugio, usaban encima de estas gafas otras oscuras que no permitían dejar visibles las primeras.

Según las estimaciones consiguieron ganar unos 18.000 dólares en un corto espacio de tiempo usando este sistema de fraude.

En total, fueron detenidas 3 personas que se enfrentan a una pena de 10 años de cárcel por cometer esta ilegalidad, recogida en el código penal del país.

Y es que son muchas las ideas llevadas a la práctica para manipular las partidas de poker así como otros juegos de casino. La imaginación y habilidad de los tramposos es asombrosa.

Uno de los últimos casos de robo de casino al más estilo hollywoodense tuvo lugar recientemente en el mayor casino de Australia, el Crown Casino de Melbourne. El supuesto estafador vigilaba las partidas tras haber interceptado las cámaras de seguridad. Sus jugadas siempre eran victoriosas.

En total, el estafador de este robo ganó al casino australiano 32 millones de dólares australianos, una cifra difícilmente superable. Como casi siempre, la codicia le llevó a levantar sospechas en el casino, el cual pudo probar finalmente que se trataba de un caso de estafa.

El final de la historia hace honor al dicho de “se coge antes a un mentiroso que a un cojo”.