Cuatro salas de juegos de Madrid sufren asaltos

Cuatro salas de juegos de Madrid sufren asaltos

Publicado el 08/12/13 - por Amores, Esther

Al parecer un mismo grupo fue el autor de los atracos cometidos en salas de Madrid donde no hubo que lamentar heridos.

 

Uno de los días favoritos por los delincuentes para asaltar las salas de juegos son los sábados. La razón es obvia, es el día de la semana que por lo general reciben mayor clientela por lo que los ingresos son mayores.

Es más, la mayoría de las salas de juego saben perfectamente que el sábado pueden hacer buenas cajas que compensan el resto de la semana, pero este dato también atrae la atención de delincuentes.

No obstante, últimamente se habían dejado de oír los asaltos en las salas de juegos españoles pero el pasado sábado se volvió a producir un robo tras una larga temporada en las que los casinos habían permanecido tranquilos.

En total se produjeron cuatro asaltos en poco más de una hora por un grupo de encapuchados en salones de juegos de Carabanchel, Chamartín, Avenida de América y Alcalá de Henares, en Madrid.

Al parecer estos cuatro robos fueron realizados por un mismo grupo compuesto por cuatro personas. Los ladrones entraban a los locales con armas mientras que uno de ellos esperaba fuera en un coche Audi oscuro.

Según informó la policía, el local de Avenida de América no fue objeto de robo ya que los atracadores no se llevaron nada, aunque sí lo intentaron. Esto los hace autores de tres delitos de robo a mano armada y un cuarto en grado de tentativa.

Aunque no ha trascendido la cantidad total robada de los atracos, la buena noticia es que no hubo que lamentar heridos a excepción de pequeños ataques de ansiead y nervios. Además, el daño material ha sido mínimo.

Otros asaltaron en Murcia

Concretamente en la pedanía de Zeneta de la comarca de Huerta de Murcia en un local llamado Marcha.com donde se celebraban partidas de poker.

En total se llevaron la cantidad de 10.000 euros además de un BMW serie 5 de uno de las personas que estaba en el local.

En este caso, el propietario recibió un tiro en la pierna y uno de los jugadores también recibió un disparo.