Colombia vigilará más de 200 webs de juego online

Colombia vigilará más de 200 webs de juego online

Publicado el 28/10/15 - por Óscar F. Civieta

Tras una intensa y productiva campaña contra el juego ilegal presencial, el Gobierno de Colombia comenzará, en 2016, a vigilar la modalidad en red.

El juego crece a pasos agigantados. En prácticamente todos los países de Sudamérica, este mercado ha multiplicado sus cifras en los últimos años. Tamaño aumento pilló con el pie cambiado a algunos gobiernos que debieron articular de manera urgente medidas para evitar la proliferación del juego ilegal.

Unos más y otros menos, pero la gran mayoría de administraciones en América Latina han logrado parar el avance de las actividades subrepticias relacionadas con el juego y, por añadidura, esto les ha servido para crear normativas al respecto para regular un mercado que ansiaba una legislación.

Un buen ejemplo es Colombia. En el país cafetero, Coljuegos, que es el ente gubernamental encargado del sector, comenzó hace no mucho una intensa campaña contra el juego ilegal en su variable presencial. Y hay que reconocer que ha funcionado, como aseguró en una entrevista al diario colombiano El País la máxima mandataria de la entidad, Cristina Arango, han clausurado más de 2.500 puntos de juego ilegal entre salas de tragamonedas, locales de apuestas o pequeños casinos en los que, en muchos casos, apenas había una mesa con un bingo y otra con una ruleta.

A pesar del buen trabajo hecho por las autoridades, Arango calcula que, todavía, hay alrededor de 100 millones de dólares que, cada año, son evadidos, cuando, en buena lid, deberían dirigirse para las arcas de la salud pública. Las cifras, por tanto, demuestran que se ha hecho mucho, pero queda otro tanto. O incluso más.

Y mucho del trabajo que resta por hacer, a tenor de las declaraciones de la presidenta de Coljuegos, estará encaminado al juego online. Afirmó Arango que ya tienen 200 webs de esta modalidad virtual identificadas y que el objetivo es comenzar a vigilarlas el próximo año, siempre con la ayuda de la Policía de Delitos Cibernéticos y del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

El motivo de focalizar la mayor parte de sus esfuerzos en el juego online es, según Arango, que han comprobado que las actividades subrepticias relacionadas con la industria del entretenimiento se han movido hacia Internet. Probablemente el trabajo realizado por Coljuegos en el ámbito presencial tenga mucho que ver.

Reglamentar la actividad

Todo parecen buenos propósitos desde Coljuegos. Anhelos que, ojalá, se cumplan, ya que coadyuvarían en gran medida a la normalización de un sector que no para de hacerse grande. Se infieren estas respetables intenciones de las declaraciones de Arango en las que, además de asegurar que atacarán el juego online, también explica que aprovecharán para “reglamentar este tipo de apuestas”.

Este camino, el de regular la modalidad, es, grosso modo, el elegido por la mayor parte de los gobiernos sudamericanos. Y, a primera vista, resulta un acierto; la razón es muy simple y algunos mandatarios ya lo han dejado caer: es imposible acabar por completo con el juego online ilegal, así que, ya que no se puede exterminar, lo mejor es hacer leyes que lo regulen.

Arango señaló que el sistema que usarán para tratar de acabar con estas webs ilícitas es muy similar al utilizado cuando el Gobierno de Colombia emprendió su lucha contra la pornografía infantil.