Brasil paraliza la regulación de las apuestas deportivas

Brasil paraliza la regulación de las apuestas deportivas

Publicado el 18/08/15 - por Óscar F. Civieta

Cuando todo parecía indicar que las apuestas deportivas serían legales en Brasil antes de los Juegos Olímpicos, la presidenta ha vetado el proyecto.

De repente. Por sorpresa y cuando nadie se lo esperaba, la presidenta del Gobierno de Brasil, Dilma Rousseff, ha paralizado el proyecto de ley que pretendía implantar un mercado de apuestas deportivas regulado en el país sudamericano. Hasta ahora el plan había ido según lo esperado y nadie vislumbraba un final así. Aunque habrá que ver si es definitivo.

La información la proporciona el medio eGaming Review y, según explican, el origen de esta sorpresiva decisión podría estar en el ministro de Hacienda. Sería este el que habría persuadido a la presidenta para que vetara el proyecto. En cuanto a los motivos, se comenta el posible impacto negativo que tendría en la sociedad.

El veto causa verdadera extrañeza porque, desde que apareció por primera vez el comentado proyecto, todo había fluido de manera sencilla y sin piedras en el camino. Esto sucedió en 2013. Hace no mucho superó el trámite del Congreso de Brasil y ahora estaba a la espera de soslayar también el filtro del Gobierno. Pero ahí se ha quedado. Al menos de momento.

El objetivo primigenio era que las apuestas deportivas fueran una realidad en Brasil antes de que comiencen los próximos Juegos Olímpicos que tendrán lugar en Río de Janeiro entre el 5 y el 21 de agosto de 2016. En un primer momento, incluso, se pensó que esta variable de ocio podía estar regulada para la disputa del Campeonato del Mundo de Fútbol que se disputó también en tierras brasileñas entre el 12 de junio y el 13 de julio de 2014.

Las estrecheces burocráticas hicieron que no se consiguiera esta regulación exprés, pero todos contaban con que sí se lograría con vista a los Juegos Olímpicos. Además, las ingentes cantidades de dinero que el pasado Mundial movió en todos los países en los que las apuestas ya son legales, no supusieron más que otro aliciente para los que están a favor de que se pergeñe de una vez una legislación al respecto.

Es más, en el último año se han celebrado en Brasil distintos eventos que hacían pensar que el país presidido por Rousseff iba a entrar de lleno en las apuestas deportivos: el Congreso Brasileño del Juego o el Seminario de Apuestas Deportivas no hacían vislumbrar, ni mucho menos, que el proyecto, finalmente, fuera vetado.

No obstante, los máximos valedores de la iniciativa confían en que esta solo sea una decisión momentánea y que, dentro de no mucho tiempo, se vuelva a desbloquear la situación. Aún tienen esperanzas de que las apuestas deportivas sean legales en Brasil cuando la antorcha de los Juegos Olímpicos prenda y dé el pistoletazo de salida al mayor evento deportivo que existe.