Arrestan a un ciber-delincuente argentino

Arrestan a un ciber-delincuente argentino

Publicado el 20/09/13 - por Amores, Esther

El súper hacker estaba recibiendo en su cuenta bancaria 50.000 dólares mensuales al manipular páginas de transferencia de dinero y juegos online.

La red que dirigía el hacker de 19 años, detenido en Argentina, estaba formada por siete personas y realizaban fraudes electrónicos trasnacionales así como complejas triangulaciones financieras.

El detenido tenía en su casa ordenadores con capacidades de cálculo muy superiores a las corrientes, cables de conexión especiales, servidores rackeables, routers y 14 discos rígidos. Esta es lo que se conoce como una “baticueva tecnológica”.

Aunque la investigación continúa abierta, se baraja la hipótesis de que el hacker desviaba 50.000 dólares mensuales, que eran cobrados por sus socios en la ciudad de Rosario.

En la operación de los cuerpos de seguridad de Argentina se tiene también como sujetos investigados a al padre del hacker que es un ingeniero informático que podría haber colaborado en delito tecnológico.

Una fuente de la investigación explicó que “los usuarios de Internet resultaban víctimas de una infección con un virus informático del tipo “malware” (troyano) que el hacker alojaba en un servidor de descargas de aplicaciones para juegos online”.

Esta operación llamada Zombie empezó en 2012 cuando un empresario que ofrece servicios de hosting para páginas web personales en sus servidores se percató de que un hacker había entrado en sus servidores para desviar las transacciones financieras.

Después de analizar miles de cuentas utilizadas para la maniobra, se dio con la dirección donde vivía en joven y con otra en Rosario que pertenecía a la persona donde se cobraban las transacciones financieras.

Fuentes de la investigación señalaron que el hacker tenía varias cámaras de última generación en diferentes puntos de la zona en la que vivía para vigilar que no se produjera ningún operativo policial y en caso de que se produjera contar con el suficiente tiempo para eliminar las pruebas del delito.

El día de la operación policial los efectivos de PFA decidieron cortar el suministro de energía eléctrica como precaución.