Acusan a la Generalitat de hacer trampa a Bañuelos con Barcelona World

Acusan a la Generalitat de hacer trampa a Bañuelos con Barcelona World

Publicado el 05/06/14 - por Óscar F. Civieta

La Generalitat de Cataluña podría haber intentado hacer una “trampa técnica” a Bañuelos, una vez aprobada en el Parlament la bajada de impuestos a los casinos.

 

El pasado 29 de mayo el Parlament de Cataluña aprobó la bajada de impuestos para los salones de juego en Cataluña. Estos pasarán del 55% al 10%. Era la principal solicitud de Enrique Bañuelos, promotor de Barcelona World. Miel sobre hojuelas, se podría pensar, pues no. Según algunos medios, la Generalitat habría tratado de introducir un cambio en el articulado  de la ley. Una “trampa técnica”.

En concreto apuntan a la normativa que se refiere al predio del Centro Recreativo y Turístico (CRT) donde se erigirá Barcelona World. Aseguran que en ella se indica que pueden concederse “hasta seis licencias de juego”. Es el “hasta” el que puede complicar el futuro a Enrique Bañuelos y su empresa, Veremonte.

El proyecto que tiene en mente la empresa consiste en seis resorts. En cada uno de ellos habrá, como mínimo, dos hoteles y un casino. Es decir, se necesitarían seis licencias, sí o sí, para que el megacomplejo, tal y como lo vislumbran en Veremonte, salga adelante.

Lo que aducen estos medios que acusan a la Generalitat es que la argucia utilizada por el Gobierno catalán tendría como propósito forzar a Bañuelos y su equipo a que trate de lograr la excelencia en pos de que le sea concedida la media docena de licencias que ansía.

Los datos de Barcelona World

Sean, o no, ciertas estas acusaciones, lo que está claro es que los plazos, una vez más, se vuelven a alargar. La intención de comenzar las obras el próximo mes de septiembre parece utópica. Se sigue hablando de colocar la primera piedra antes de final de año, pero, probablemente, sea en uno de los dos últimos meses. Respecto a la apertura, ésta se postergaría a 2017.

Proyecto Barcelona WorldFechas y plazos que se cumplirían siempre y cuando no aparecieran más “chinas” en el camino. Algo que, tratándose de la historia interminable en la que se está convirtiendo Barcelona World, se antoja, cuanto menos, dudoso.

Tres años, por tanto, restarían para que la primera fase del macrocomplejo catalán viera la luz. Ésta conllevaría una inversión de 738 millones de euros, de los que el 50% saldría de los diferentes inversores y la otra mitad de la banca asiática. Albergaría dos establecimientos hoteleros de Meliá, un casino de Melco, un teatro y una zona comercial.

En los próximos días habrá noticias de Barcelona World. Quizás se confirme la “trampa”. Puede que todo se quede en pura rumorología. En cualquier caso, el proyecto sigue intrincándose. Cuando la lógica indica que el camino debería allanarse, aparecen nuevos baches. ¿Saldrá por fin adelante?